Unos 120 pacientes renales han muerto bajo sospecha de COVID-19